viernes, mayo 16, 2008

Fantoches sin visa

>Migración de escrúpulos XLII



fantoche from blu on Vimeo.


Hablaba con mi amigo Rodolfo en Caracas e intentaba convercerlo de venirme a visitarme. Cosa dura, porque los intelectuales venezolanos de tradición europea suelen arrugar la cara cuando les nombras a Estados Unidos. Parece que la sola idea de poner un pie en el Imperio les causa tanta indigestión como comerse una cajita in-feliz de MacDonald con un Micky Mouse de plástico tóxico como recuerdo.

Tiene un poco de culpa la historia universal que pretenden "escribir" los neocon y su presidente George W. Bush, tal como observa Lluis Bassetts.

"Ahora somos un imperio y cuando actuamos creamos nuestra propia realidad. Y mientras vosotros estudiáis esa realidad, de forma racional, nosotros actuamos de nuevo creando otras realidades, que también podéis estudiar, y así es como son las cosas. Somos protagonistas de la historia, y vosotros, todos vosotros, os quedaréis ahí estudiando lo que nosotros hagamos". (Karl Rove)

¡Qué infamia!

También es una herida muy honda para la dignidad del Tercer Mundo, demasiado hambriento por las temibles políticas macroeconómicas del Banco Mundial, demasiado lastimado en su amor propio con promesas inclumplidas como las del TLC con Colombia.

Y como si no fuera suficiente, está la humillación de pedir una visa de turistas en la Embajada Americana. Hay que pagar $24 por 15 minutos al teléfono para que te concendan una cita 3 meses después. Cuando llega el día, tienes que traer los estados bancarios de los millones que -NO- tienes más un montón de pendejadas más. Al final solo un 5-10 por ciento de los que se aguantaron esa cola infernal por ese modelo a escala del Pentágono que es La Embajada reciben el beneplácito para ver al Pato Donald.

Los demás que se jodan. Como decía Iracundo (vía @Gendanperox): "¡El C... de tu madre!!!"

Generalmente el consuelo es proyectar la imagen balurda que tiene Miami sobre todo un país. Es decir, una ciudad plástica y rosada, llena de gente pantallera que se la pasa en un Mall (centro comercial) gastándose el sueldo de los dos trabajos (única manera de pagar la cuenta) y echando pinta en una playa llena de muscu-locas.

Verdades a medias, vistas bajo el cristal del prejuicio... o bajo la propia imagen que tienen ellos de sí mismos.

Por tal razón no me sorprende que mi amigo, prefiera agarrar ese dinero e irse a Europa. ¿Miami o Madrid? La elección es simple. O quizás no tanto, especialmente con los sueldos que ganan los periodistas "independientes" en Venezuela.

EL caso es que de nada valieron mis argumentos para convencerlo de venir a visitarme a San Francisco. La belleza de su arquitectura. El cocido sabroso de su cultura alimentada de mil raíces. Sus 4 librerías por kilómetros cuadrados, cosa que solo puedes ver en mi barrio.

Me deleité con el recuerdo de una en especial: Adobe Bookstore. Un sitio mágico, lleno de montañas de libros usados bajo una lógica secreta de los colores, lleno de sofás desvencijados y una galería super moderna detrás. Los fines de semana casi siempre hay música, sea punk rock o jazz clásico. Pero lo más bonito de todo es la humanidad de sus dueños, un par de hippies que -creo- viven en el colchón encima de la vitrina. En las noches más fría suelen darle cobijo y una taza de té a los mendigos, que por un momento olvidan sus des-crack-ias y se transportan a mundos imaginarios, al American Dream.

2 comentarios:

hlp dijo...

En verdad hubiera sido una delicia conocerte el verano pasado... hay otros caminos, claro.

Yo también soy de los que me resisto, pero el poco tiempo haya fue de mucha densidad. Es dificil juzgar, y más desde lejos. Y cada pueblo tiene sus maldiciones y bendiciones.

saludos

luis dijo...

Menos mal que yo no soy intelectual, y por eso me encanta ir a USA para conocer la casa de la familia mas famosa de mundo; los simpsom. Jugar con bambi, e irme a las playas de malibu para esperar ver pasar a Pamela Anderson. Una de las mayores maravillas de USa aunque sea canadiense rencauchada.
estudie en la georgetown en plena capital del imperio, para enpezar es una de las ciudades mas bellas del mundo, la cantidad de esculturas es impresionate, su catedral es para quitar el aliento. y hasta podia escupir por donde pasa el emperador del imperio. Bibliotecas infinitas como la del congreso o la del Smithtonia.
no juegue despues e vivir ahi, el resto me ha parecido monte y culebra.
Y de paso esta archi arrechisimo los dibujos